EDDER


2012, me encontraba en Playa del Carmen cuando un amigo que conocía de mi pasión por la fotografía me invito a ser su segunda cámara en la cobertura de una boda, sin pensarlo acepté. Fue una gran experiencia, llena de aprendizaje, desde ese momento cada boda confirma mi entusiasmo por mi trabajo. Provocar que las emociones puedan ser los matices para lograr fotografías que hagan revivir cada uno de los momentos de uno de los días más importantes de su vida: su boda.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
Instagram